Los mejores juegos, a nuestro entender, son los que permiten a los niños recrear acciones de la vida real. Jugar a papás y mamás, convertirse en bomberas, doctores o cocineras son formas de ensayar actitudes que les permiten crecer en la sociedad.
Hoy Angela Villarejo, desde Recetín, nos ha recordado la importancia de los juegos sencillos. Mirad qué divertido y qué bonito resulta.
¿Volvemos a jugar a cocinitas con nuestros hijos o sobris?