Existen multitud de pequeños experimentos científicos que, de forma lúdica, enseñan a los niños (y no tan niños) a comprender el mundo que les rodea.
Hoy vamos a experimentar con el aire construyendo un sencillísimo Hovercraft o autodeslizador. Sólo necesitarás un tapón de botella, un cd, papel, un globo y pegamento. Sigue las instrucciones en el vídeo que mostramos o en la página de Steve Spangle Science en la que puedes encontrar más ideas que hacen de la ciencia un juego.
*Recuerda usar el traductor de google, si no comprendes algún paso.

¿Cómo funciona?
El aire contenido en el globo crea un flujo suficientemente potente como para levantar ligeramente el cd creando un colchón de aire. Este colchón elimina casi totalmente el rozamiento y, por tanto la resistencia al movimiento, de forma que nuestro Hovercraft puede deslizarse con un pequeño impulso.